domingo, 24 de diciembre de 2017

Felipe VI honra la memoria de su padre el rey emérito ante el 40º aniversario de su entronización


MADRID.- El Rey ha advertido esta noche en su Mensaje de Navidad que Cataluña no puede retomar el camino del enfrentamiento y la exclusión tras la celebración de las elecciones autonómicas el pasado jueves, y ha instado a recuperar la serenidad y el respeto mutuo. En su cuarto discurso de Navidad, Don Felipe ha agregado que cualquier ciudadano puede defender libre y democráticamente sus opiniones, «pero no imponer las ideas propias frente a los derechos de los demás».

El Monarca, que ha transmitido su Mensaje desde el salón de Audiencias del Palacio de La Zarzuela, también ha destacado el compromiso de los españoles con su nación y, aunque no ha hecho mención expresa a la presencia de las banderas en los balcones de decenas de miles de hogares, ha subrayado el arraigo de los principios democráticos y los valores cívicos, más allá «de lo que nos podíamos imaginar».

Don Felipe ha hecho balance de los últimos 40 años de democracia y calificó esta etapa como «la historia de un gran triunfo de todos los españoles», aunque ha reconocido que «no todo han sido aciertos» y pidió el «compromiso de toda la sociedad» para «corregir» situaciones complejas.



Además de dedicar gran parte de su discurso a España y a la situación en Cataluña, el Jefe del Estado también ha aludido a otros problemas de los ciudadanos, como el paro y la desigualdad social, el terrorismo yihadista, la corrupción, la Unión Europea, el cambio climático y la violencia de género.

Texto íntegro del Mensaje

A continuación, se reproduce el texto íntegro del Mensaje de Navidad del Rey:

«Me dirijo a todos vosotros para felicitaros la Navidad y transmitiros junto a la Reina, la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía nuestros mejores deseos para el año 2018. Y os agradezco que en esta noche de encuentro de familias y de seres queridos, me permitáis acompañaros unos minutos para compartir con vosotros algunas reflexiones cuando estamos ya a punto de terminar el año.

Compromiso con España

2017 ha sido en España, sin duda, un año difícil para nuestra vida en común; un año marcado, sobre todo, por la situación en Cataluña, a la que luego me referiré. Pero también ha sido un año en el que hemos comprobado el compromiso muy sentido, firme y sincero de los españoles con la España democrática que juntos hemos construido. Porque a lo largo de los últimos 40 años, hemos conseguido hacer realidad un país nuevo y moderno, un país entre los más avanzados del mundo.

Balance de cuarenta años

Hemos asentado definitivamente la democracia, incluso superando hace décadas un intento de involución de nuestras libertades y derechos. Somos una parte esencial de una Unión Europea con la que compartimos objetivos y una misma visión del mundo. Frente al terrorismo hemos conseguido hacer prevalecer la vida, la dignidad y la libertad de las personas con la fuerza de nuestras convicciones democráticas. Y hemos llevado a cabo, en fin, la transformación más profunda de nuestra historia en muchos ámbitos de nuestra vida: en educación y en cultura, en sanidad y en servicios sociales, en infraestructuras y en comunicaciones, o en defensa y seguridad ciudadana.

En definitiva, a lo largo de todos estos años de convivencia democrática, los derechos y libertades, el progreso y la modernización de España, y también su proyección y relevancia internacional, han ido de la mano. Y todo ese gran cambio, todo ese gran salto sin precedentes en nuestra historia, ha sido posible gracias a una España abierta y solidaria, no encerrada en sí misma; una España que reconoce y respeta nuestras diferencias, nuestra pluralidad y nuestra diversidad, con un espíritu integrador; una España inspirada en una irrenunciable voluntad de concordia.

En el camino que hemos recorrido, desde luego, hay que reconocer que no todo han sido aciertos; que persisten situaciones difíciles y complejas que hay que corregir, y que requieren de un compromiso de toda la sociedad para superarlas.

La historia de un triunfo

A pesar de todo ello, el balance tan positivo de todos estos años es innegable. Tenemos que apreciarlo y valorarlo. Merece la pena y nos lo merecemos como país y como sociedad. Porque la historia de la España que juntos hemos construido es la historia de un gran triunfo de todos los españoles. Una España a la que no debemos renunciar, que debe ilusionar y motivarnos, y que debemos seguir construyendo, mejorándola, actualizándola, sobre la base sólida de los principios democráticos y los valores cívicos de respeto y de diálogo que fundamentan nuestra convivencia.

Unos principios y valores que, como hemos comprobado incluso en este año 2017, están profundamente arraigados en nuestra sociedad, en la vida diaria de nuestros ciudadanos, y tienen raíces muy hondas en las conciencias y en los sentimientos de los españoles. Mucho más de lo que nos podíamos imaginar.

Una democracia madura

España es hoy una democracia madura, donde cualquier ciudadano puede pensar, defender y contrastar, libre y democráticamente, sus opiniones y sus ideas; pero no imponer las ideas propias frente a los derechos de los demás.

Respetar y preservar los principios y valores de nuestro Estado social y democrático de Derecho es imprescindible para garantizar una convivencia que asegure «la libertad, la igualdad, la justicia y el pluralismo político», tal y como señala nuestra Constitución. Porque cuando estos principios básicos se quiebran, la convivencia primero se deteriora y luego se hace inviable.

Elecciones catalanas

Hace unos días, los ciudadanos de Cataluña han votado para elegir a sus representantes en el Parlament, que ahora deben afrontar los problemas que afectan a todos los catalanes, respetando la pluralidad y pensando con responsabilidad en el bien común de todos. El camino no puede llevar de nuevo al enfrentamiento o a la exclusión, que -como sabemos ya- solo generan discordia, incertidumbre, desánimo y empobrecimiento moral, cívico y -por supuesto- económico de toda una sociedad.

Un camino que, en cambio, sí debe conducir a que la convivencia en el seno de la sociedad catalana -tan diversa y plural como es- recupere la serenidad, la estabilidad y el respeto mutuo; de manera que las ideas no distancien ni separen a las familias y a los amigos. Un camino que debe conducir también a que renazca la confianza, el prestigio y la mejor imagen de Cataluña; y a que se afirmen los valores que la han caracterizado siempre en su propia personalidad y le han dado los mejores momentos de su historia: su capacidad de liderazgo y de esfuerzo, su espíritu creativo y vocación de apertura, su voluntad de compromiso, y su sentido de la responsabilidad.

El paro y la desigualdad

Pero superar los problemas de convivencia que ha generado esta situación no nos puede hacer olvidar, por supuesto, otras serias preocupaciones y desafíos de la sociedad española, que también condicionan nuestro futuro y a los que me voy a referir muy brevemente: nuestra economía y el empleo han mejorado sustancialmente, pero la creación de puestos de trabajo estables tiene que ser siempre un objetivo esencial y prioritario. Como igualmente no puede caer en el olvido la obligación y la responsabilidad de afrontar la desigualdad y las diferencias sociales, sobre todo tras las consecuencias generadas por la reciente crisis económica, que tanto daño ha hecho a no pocas familias, y ha afectado tanto al futuro de muchos jóvenes.

Terrorismo

El terrorismo yihadista sigue siendo una amenaza mundial y este año nosotros lo hemos sufrido directamente en Barcelona y Cambrils. Los españoles sabemos muy bien que solo desde la unidad democrática, la firmeza del Estado de Derecho, y la eficacia de la cooperación internacional, podremos vencerlo y derrotarlo. Y así lo haremos, teniendo siempre muy presentes el recuerdo y el respeto permanente a sus víctimas.

Corrupción

La corrupción se mantiene también como una de las principales preocupaciones de la sociedad, que demanda que sigan tomándose las medidas necesarias para su completa erradicación y que los ciudadanos puedan confiar plenamente en la correcta administración del dinero público.

Europa

Por otra parte somos Europa, y Europa se encuentra en estos momentos en una encrucijada histórica. España debe recuperar su protagonismo en un proyecto europeo que ahora requiere una mayor vitalidad e impulso. Europa -y España con ella- tiene que hacer frente a unos retos que son globales y ante los que no cabe la debilidad o la división sino la fortaleza de la unión.

Cambio climático

La defensa del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático no son problemas menores ni secundarios por la dimensión y los riesgos que acarrean y que ya estamos sufriendo. Debemos ser muy conscientes de ello, e implicarnos todos mucho más. Y España debe mantenerse firme en sus compromisos ante un problema que afecta a todo el planeta y que requiere soluciones no sólo globales, sino verdaderamente urgentes.

Violencia de género

Tenemos otras muchas preocupaciones -desde luego- pero esta noche no quiero olvidarme de las mujeres que, en un silencio tantas veces impuesto por el miedo, sufren la violencia de género. Una lacra inadmisible que nos hiere en nuestros sentimientos más profundos y nos avergüenza e indigna. Mantengamos la firmeza y el apoyo político para ayudar y defender a las víctimas y concienciemos a toda la sociedad contra esa violencia, criminal y cobarde, que degrada nuestra convivencia.

Confianza en el futuro

2018 nos espera en unos días y debemos seguir construyendo nuestro país, porque la historia no se detiene. Y no hemos llegado hasta aquí para temer al futuro sino para crearlo. Y estoy seguro de que nadie desea una España paralizada o conformista, sino moderna y atractiva, que ilusione; una España serena, pero en movimiento y dispuesta a evolucionar y a adaptarse a los nuevos tiempos. 

Sintámonos, sin complejos, orgullosos de todo lo que hemos conseguido porque es mérito de todos; confiemos en lo que siempre nos ha unido, en lo que somos, tal y como somos, y sobre todo en lo que podemos alcanzar juntos con una fe firme en nuestras convicciones y en nuestras capacidades.

Si seguimos por ese camino, si lo hacemos así, y con todas nuestras energías, yo estoy convencido de que el año que viene -y los que vendrán después- serán mucho mejores. Sin duda. Ese es mi deseo para todos en esta noche tan especial. Muchas gracias. Feliz Navidad, Eguberri on, Bon Nadal y Boas festas. Buenas noches. Y Feliz y próspero año 2018».

jueves, 21 de diciembre de 2017

Diego de Ramón aboga por regular los costos de servicios de usuarios financieros empresariales respecto a la mora

MURCIA.- El letrado murciano Diego de Ramón aboga por regular los costos de servicios de usuarios financieros empresariales a través de una plataforma de afectados a nivel nacional todavía en constitución y así se lo ha hecho saber, tanto al Banco Central Europeo (BCE), como a la entidad Cajamar, que viene aplicando tasas de interés del 3%, más del 25% en caso de mora, al colectivo empresarial español.

Este abogado propone acabar con esta "plusvalía desmesurada" en comparación a las de otras  entidades bancarias europeas, evidenciado así el posible incumplimiento sobre la Directiva de Abuso de Mercado de la Unión Europea al recibir esta entidad bancaria  -en alusión a Cajamar- en situación de posición dominante, un dinero público al cero por ciento de interés por parte del BCE y obtener un plus financiero privado de beneficio neto de un 28% desde el sector empresarial español en caso de mora pese a tratarse de préstamos con garantía hipotecaria.
Ante la negativa de Cajamar a tratar este tema con la plataforma en constitución de empresarios afectados, andaluces, levantinos y murcianos de momento, el citado letrado se ha dirigido al BCE solicitando una regulación al respecto para fijar un tipo estandar de interés moratorio, que no resulte usurario, dentro del mercado único.
Finalmente le recuerda al BCE que su Sistema de Supervisión Financiera tiene dentro de sus competencias una sección de 'supervisión microprudencial' para supervisar entidades individuales, como es el caso de la llamada cooperativa de crédito Cajamar, entre otras españolas que aplican elevados intereses de mora.

sábado, 16 de diciembre de 2017

Un empresario de 77 años patenta un nuevo sistema de prevención de accidentes en carretera


ALICANTE.- Un empresario alicantino de 77 años ha patentado un nuevo sistema de prevención de accidentes en carretera a partir del empleo de neumáticos fuera de uso. Antonio Arce López, presidente de Patentes Arce y, en su día máximo ejecutivo de Controlex y Europatologías, calcula que con su patente la siniestralidad vial descenderá drásticamente con el consiguiente ahorro de vidas y recursos de las compañías de seguros en el ramo del automóvil, hoy la mitad de ellas en pérdidas, al igual que la contaminación por la quema de todo tipo de ruedas de caucho.

Los llamados Sistema “NEUSEGUR” y “NEUSEGUR +”(Plus) "tienen muchas ventajas respecto a la actual situación de las barreras de seguridad de nuestras carreteras, sin que hayamos encontrado entre las Patentes de Invención y Modelos de Utilidad del archivo INVENES, de la O.E.P.M. ningún otro sistema, de entre los muchos registrados, que ofrezca una seguridad tan completa como el que hemos desarrollado. Las principales ventajas que hemos encontrado, sin que puedan excluirse otras de menor importancia, dice Arce, son las siguientes:

1. En caso de impacto de los vehículos, éstos no lo hacen sobre superficies metálicas, sino sobre la blanda y elástica goma de los neumáticos y, adicionalmente, sobre el disco de goma del Sistema “NEUSEGUR +”(Plus).
2. Además de la blandura de la goma está la flexión del propio neumático al estar hueco en su interior, permitiendo una deformación relativa, cuya resistencia hace de freno al vehículo.
3. Por las dos razones anteriores, la energía cinética del vehículo queda absorbida, en parte por los neumáticos fuera de uso, por lo que las lesiones producidas a conductores y ocupantes, así como los daños al vehículo y a la propia barrera de seguridad quedan minimizados.
4. En cuanto a los motoristas, con esta solución quedan eliminadas todas las aristas y superficies duras contra las que pueden cortarse y/o estrellarse, dado que lo que no cubran los neumáticos quedan cubiertos por un perfil de goma pegado a dichas aristas, tanto en las biondas por arriba, por abajo y por los laterales, como en el resto de elementos de la barrera, como los separadores.
5. Los motoristas y ciclistas quedan retenidos por los neumáticos dado que, el vuelo que los mismos tienen por debajo de la línea inferior de las biondas queda libre, por lo que al impactar sobre esta zona, se flexionan lateralmente hacia el exterior de la carretera, reteniendo al accidentado e impidiendo su paso al otro lado, donde puede haber un precipicio, un terraplén, rio, lago, mar o un talud de dura roca contra la que estrellarse, al tiempo que evita el posible rebote para volver a la calzada de la carretera.
6. Es posible una mayor retención de los vehículos que impacten sobre las barreras si se colocan los neumáticos superponiéndolos parcialmente unos sobre otros, de forma escalonada en el sentido de la marcha, apoyándose cada uno sobre el talón, costado o pared lateral del anterior, de forma consecutiva.
7. Por otro lado, en el Sistema “NEUSEGUR +”(Plus) el disco de goma que cierra el agujero central de cada neumático impide que alguna parte del cuerpo del accidentado pueda introducirse en él y procurarle alguna lesión.
8. Además de las víctimas, los daños sobre los propios vehículos quedan reducidos, ya que el impacto, en lugar de producirse sobre una dura superficie metálica, lo hacen sobre la superficie blanda y absorbente de los neumáticos.
9. En cuanto al aspecto estético y medioambiental, también está solucionado, pues los neumáticos pueden pintarse de colores a elegir, por ejemplo el verde o combinación de dos colores, por ejemplo, rojo y blanco.
10. Existe la posibilidad de utilizar pinturas ignífugas para evitar el vandalismo que supone pegarles fuego, por lo que resultaría imposible este hecho delictivo.
11. Para evitar la retención de agua de lluvia en el interior de los neumáticos, éstos van dotados de un agujero en la parte más baja que sirve de desagüe.
12. Para mejorar aún más su belleza y encaje medioambiental, se puede llenar de sustrato vegetal su interior en su tercio inferior de los neumáticos del Sistema “NEUSEGUR” y plantar flores de diversas especies ornamentales, dotándolas de riego mediante una línea principal, con tubitos de riego por goteo en cada una de las ruedas. Los sobrantes del riego saldrán por el agujero inferior.
13. Un variante consiste en colocar un elemento circular para tapar el agujero de cada rueda, en el Sistema “NEUSEGUR +”, con un disco de triturado de goma reciclada, prensada y adherida o cualquier otro tipo de goma o plástico unida con pegamento apropiado. Este Sistema no permite su ajardinamiento.
14. Estos dos Sistemas permiten alojar en la parte superior del hueco de los neumáticos dispositivos receptores sensibles a los impactos que, conectados a un cable protegido, llegue hasta una estación emisora de radio o telefonía colocada cada cierta distancia, que notifique los accidentes a las autoridades.
15. Este sistema de protección también es aplicable a elementos rígidos verticales, como pilas de puentes, postes de señales de tráfico, pilares de puentes de señales luminosas, etc".

Siniestralidad vial en España

Según la Dirección General de Tráfico (DGT), en el año 2015, se produjeron en España 54.028 víctimas en carretera, de los cuales: 1.248 son fallecidos; 4.744 son heridos hospitalizados, y 48.036 son heridos no hospitalizados.
Según la O.C.D.E., para ese mismo año 2015, fallecidos 1.680, hospitalizados 10.086 y heridos leves: 114.634, lo que totaliza: 126.400 víctimas en 89.419 accidentes. 
El coste total de los daños y lesiones producidas se estima en unos 9.640 millones de euros, sufragados por el Gobierno español, las compañías seguradoras y los particulares. 
Un coste adicional suponen las bajas por accidente, con pérdidas de miles de jornadas de trabajo y… el sufrimiento acumulado por las víctimas.

La contaminación por neumáticos

La progresiva contaminación ambiental que producen los neumáticos fuera de uso (NFU) en España, dado el aumento anual del parque de vehículos, así como que su duración en la naturaleza, hasta desaparecer por completo, se estima en 1.000 años, hace que su presencia resulte altamente contaminante en nuestro medio ambiente.
Por otro lado, quemarlos tampoco supone una solución, pues los humos resultantes también son contaminantes y cancerígenos.
Es muy conocido el grave problema de salud ambiental que se produjo en la población de Seseña (Toledo) donde ardieron varios millones de neumáticos fuera de uso (NFU), produciendo graves daños de contaminación, tanto en la atmósfera como en el suelo, lo que produjo numerosas molestias a los habitantes de toda la zona.
Por otro lado, el Gobierno Español creó el R.D. 1619/2005, de 30 de Diciembre, sobre la “GESTIÓN DE NEUMÁTICOS FUERA DE USO”, la empresa Signus (Sistema Integral de Gestión de Neumáticos Usados, S.A.), con sede en Madrid, formada por los principales fabricantes de neumáticos, como Michelín, Firestone, Pirelli, Bridgestone, Continental y GoodYear, junto con fabricantes menores. Esta empresa recicló en 2015 un total de 186.285 toneladas, lo que supone sólo el 50 % del total.
Por otro lado, la empresa TNU (Tratamiento de Neumáticos Usados, S.L.), de Elche, declara haber reciclado 360.000 Ton. entre los años 2006 a 2016, lo que supone una media anual de sólo 10.000 Ton.
De todo ello se deduce que, en España, hay un excedente anual de unas 170.000 Ton. de neumáticos fuera de uso (NFU) que no se reciclan, según las cifras de 2016, lo cual se viene incrementando año tras año por el crecimiento del parque de vehículos de España. Estos neumáticos sobrantes que no se reciclan, son los que vemos por los vertederos, campos, barrancos, costas, ríos, lagos, etc., quedando allí contaminando hasta desaparecer por completo, que, como hemos dicho anteriormente, supone 1.000 años aproximadamente.

La solución propuesta

La solución propuesta consiste, simplemente, en fijar los neumáticos fuera de uso (NFU) a la primera de las ondas de la barreras horizontales bionda, empezando por arriba. 
Éstas barreras tienen una altura normalizada de 750 mm y, como las ruedas de automóvil, que son las más frecuentes, suelen tener un diámetro entre 60 y 65 cms, quedarán colgadas y a menos de 10 a 15 cms. del suelo, dejando paso libre al agua de las lluvias torrenciales a través de dicha abertura que, por otro lado, impedirá el paso de los accidentados, como motoristas o ciclistas, que sean lanzados contra ellas a ras del nivel de la carretera.
Los neumáticos fuera de uso (NFU) que se utilicen se colocarán a lo largo de las biondas de forma que queden planos sobre ellas y tangentes unos de otros.
En los casos en que se dispongan barreras con dos biondas, junto a las pilas de puentes, etc., los neumáticos fuera de uso se dispondrán en dos alturas, bien en línea o a tresbolillo, en el que los cuatro primeros son del Sistema “NEUSEGUR +”(Plus) y los cinco siguientes del Sistema “NEUSEGUR”.
Si se desea una mayor protección, es posible disponer los neumáticos fuera de uso (NFU) superpuestos parcialmente, apoyando cada uno de ellos sobre el talón, costado o pared lateral del anterior, creando así unos resaltos que ayudarán a absorber la energía cinética que traiga el vehículo antes de impactar sobre ellos.


La Economía dirigida por la electrónica / Ángel Tomás *

La velocidad de innovación y creatividad que ofrece la robótica, la electrónica y la digitalización, obligarán a estudiar y valorar un nuevo y dinámico sistema económico estructural variable, capaz de compensar la inevitable caducidad de las estructuras tradicionales estáticas  en vigor, que por falta de previsión y agilidad transformadora, ya han empezado a originar desapariciones en el sector industrial y de servicios,  eliminando, además, puestos de trabajo.

Un estudio del mercado de consumo permanente, que facilite y agilice la renovación  estructural actual, ya obsoleta, será indispensable para hacer frente a las crisis que originará la imparable investigación científica, mecánica, electrónica y de comunicación. Deben nacer nuevos enfoques y técnicas que soporten y ayuden a los avances innovadores con los que debe ir de brazo  hacia el éxito.

El Progreso, que ya hemos empezado a disfrutar, y el que previsiblemente se irá imponiendo, hará cambiar los sistemas de vida y del consumo. Hemos de aceptar que  el software obligará a  renovar los sistemas de gran parte de sector industrial, que las computadoras (inteligencia artificial) eliminarán el esfuerzo humano, que determinadas especialidades profesionales perderán campo de actuación al crearse nuevos servicios de asesoramiento electrónico de gran información, como ocurrirá también con los análisis médicos sistema Tricorder X, que analizará a distancia un amplio campo de biomarcadores  y diagnosticará cualquier tipo de enfermedad, que el automóvil y maquinaria móvil autoconductoras sustituirán a la mano de obra, que la posibilidad de escanear en tres dimensiones desde el teléfono personal obligará a las fábricas a cambiar su maquinaria tradicional por otra robotizada, y tantas otras hipótesis que la mente humana aún no es capaz de prever.

El nuevo escenario de futuro debe apoyarse de forma permanente en el mercado de consumo, a su cambio y a su progreso. Para ello, debe separarse de las ideologías personales y colectivas que siempre llevan a la implantación de técnicas enquistadas paralizantes o regresivas, y que se defienden con obstinación y falsedad justificando un crecimiento inexistente. La supervivencia de una economía nacional o internacional requiere una planificación y desarrollo elásticos e inteligentes.

Dos cuestiones habituales deben ser eliminadas: -las inversiones faraónicas no rentables, de escasa utilidad y de imposible amortización racional (habitualmente solo obedecen al lucimiento político individual o colectivo) y, - la permisividad y descontrol del sistema financiero por parte de los reguladores centrales, nacionales, continentales y mundiales casi siempre influidos por el poder político. “Los Estados deberían crear las instituciones supranacionales con poder suficiente para regular la actividad de los bancos centrales y supervisar el sistema financiero internacional”, Smithin, autor de este principio, añadía: “Las instituciones financieras internacionales no son un fin en sí mismo, sino medios para conseguir un objetivo concreto”.

Los presupuestos nacionales, regionales y municipales, que siendo de obligado cumplimiento, solo sirven para orientar (en caso de necesidad, se incumple la obligación de aprobación de otros oficiales extraordinarios), y deben atenerse al sistema universal de los llamados “presupuestos cero”, y sancionar severamente la libre aplicación de los fondos públicos. Los presupuestos deberán fijar los límites del posible déficit estructural del PIB, y los mecanismos obligatorios para la estabilidad financiera

La viabilidad de la economía de futuro,  pero de adopción urgente, necesitará de importantes inversiones de apoyo a los distintos sectores de actividad empresarial, imprescindibles para su adaptación a los avances tecnológicos y de investigación que la nueva era de creatividad impone. Ello obliga a una nueva estructura presupuestaria, cuyo principal objetivo sea el apoyo financiero a la adaptación urgente de la productividad en las fuentes de riqueza. 

El primer paso para un nuevo y necesario presupuesto es la drástica disminución del gasto público, muchas veces indiscriminado y con ausencia de la debida justificación. Dicha disminución deberá trasladarse a capítulos de nueva creación destinados a las reformas estructurales y a la financiación de los estudios de mercados de consumo y costumbres, tanto nacionales como para el emprendimiento internacional.

El estudio real y profundo de nuestra riqueza nacional ha de basarse en el marco de la economía regional, sin atenerse necesariamente a la organización política actual, para luego impulsarlas y coordinarlas hacia el consumo, servicios y bienestar social. Este trabajo, intuyendo su necesidad, se proyectó y se desarrolló hasta ser publicado en el año 1968 como consecuencia del centenario de la Fundación de la Universidad Comercial de Deusto. Esta publicación, editada en cinco tomos, se gestó bajo la dirección técnica del maestro y catedrático Juan Velarde Fuertes, sin que se haya utilizado como patrón por las sucesivas políticas económicas hasta nuestros días. 

Lógicamente habría que actualizar datos y conclusiones a los cambios progresistas de los mercados actuales. A modo de ejemplo, podemos calificarlo matemáticamente como una gran ecuación que contiene numerosas incógnitas, pero que pueden ser despejadas mediante los datos reales que proporcionaría el estudio ininterrumpido de los mercados cambiantes del consumo.


(*) Economista y empresario

domingo, 5 de noviembre de 2017

Apuntes sobre la venta on line / Ángel Tomás *

Un mercado de consumo sumido en el cambio más profundo de las últimas décadas en el que la calidad ha pasado a segundo orden arrebatándole la prioridad el precio competitivo, y la preocupante oferta continuada de descuentos; que junto a la aparición vertiginosa, en el sector, del comercio electrónico ha conducido la actividad de comercialización a un nuevo sistema, “La Venta Online”. 

La comodidad de comprar sin desplazarse y a cualquier hora, y de poder elegir entre una amplia gama de ofertas que facilita la web, justifican el ascenso imparable del sistema.

La venta online, al ser un sistema diferente al tradicional se justifica también, por la amplia y detallada información del producto que se pretende comprar, por la rapidez ofrecida en la entrega a domicilio, y por la posibilidad de su devolución, caso de no quedar satisfecho el cliente, en los siguientes catorce días naturales desde su recepción, o de doce meses si no se advirtiese este derecho en la página web del proveedor. 

Se recomienda al consumidor que el llamado sello de confianza online “www.confianzaonline.es” figure en la correspondiente web, que garantiza la reclamación gratuita caso de que no haya sido atendido el cliente debidamente por el servicio de atención al cliente del suministrador.

Los problemas principales con que se encuentra el comprador una vez confirmado el pedido suelen ser: - retrasos en el envío, - demora en la entrega por parte de la agencia contratada, - cambio del producto solicitado, - ausencia de envío, - negativa, en el caso anterior, a la devolución del efectivo pagado (son excepcionales, solo el 1%),- productos dañados o incompletos, - producto no coincidente, en parte, con la descripción de la web, - problemas relacionados con el pago en efectivo, - servicio de atención al cliente inexistente o carente de efectividad, y - problemas con la agencia de transportes.

El consumidor adicto a online debe conocer que tiene una protección legal especialmente diseñada para esta actividad, y un análisis de las webs de compra en cuanto a información de tiendas, sus productos, precios, condiciones de contratación, derecho de desistimiento y forma legal de reclamar, que con un magnífico trabajo, cuenta la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU, “www.ocu.org/consumo-familia/compras- online”).

La UE consciente de que existe falsificaciones, incluso en los grandes operadores, los ha responsabilizado de su obligación de detectar y eliminar los contenidos ilegales de sus propias plataformas, garantizando que no reaparecerán. Es un sistema de autorregulación, pero ya se encuentra en estudio una legislación que penalice severamente el plagio, que mueve cifras de muy alta consideración con alto impacto a las empresas, al empleo y a la estructura económica de los países de todos los continentes. La piratería es el mayor perjuicio, no castigado suficientemente, que repercute sobre todo el tejido empresarial.

Es una actividad cuya técnica difiere totalmente de la venta tradicional. Requiere profunda meditación previa, una planificación meticulosa y de objetivos competitivos, una financiación consolidada y de posibilidad de adaptación al crecimiento del volumen de ventas, agilidad, rapidez y seguridad en la gestión integral, y una armonización interna que compatible con la venta tradicional, en el caso de incorporación, como novedad del sistema online al tradicional. 

Este último es uno de los grandes riesgos que puede conducir al fracaso y en algún caso a la desaparición de la empresa. El cliente necesita saber que no será engañado a la hora de recuperar su dinero en caso de devolución del producto, que se estima en el 10% de la venta, para ello además del pago con tarjeta necesita conocer la existencia en la web del sistema PayPal aunque no lo utilice.

Aunque en esta especialidad no necesita de grandes inversiones propias de la distribución, salvo en los imprescindibles stock de reposición rápida y continuada, es obligado disponer de una gran capacidad de facturación y de una logística de distribución ágil y rápida (máximo cuarenta y ocho horas). Las difíciles claves para alcanzar el éxito son: - tener un buen producto o servicios, - saber posicionarse en la red, - entrega ágil y eficaz y, - ofrecer un servicio de atención al cliente de excelencia.

El marketing en este tipo de negocio ha de ser muy creativo y original, ya que hay que atraer gran cantidad de clientes a la página web mediante anuncios reclamo en Google y redes sociales, y por tanto mantenerse actualizado en todas las novedades y cambios de algoritmos en las búsquedas de Google. De no contar con estos servicios propios, habrá que recurrir a empresas especializadas en posicionar la web, en dirigir la publicidad al público adecuado y llegar a los máximos clientes posibles. Este es el gasto mayor de la actividad que alcanza en muchos casos el tercio de la facturación.

El éxito mundial de Amazon o de Zara y la guerra de precios en el mercado de consumo despertaron la imitación en los nuevos emprendedores, y la necesidad de cambio en el comercio tradicional, lo que supone para este caso la reconversión a dos actividades con el mismo fin, pero de gestión diferente y de alta competencia interna. El sistema de venta online necesita poco equipo humano aunque sí especializado, ágil y efectivo, y una nueva e importante inversión que requiere un aumento de capital en el “no exigible” del pasivo de su balance.

La transformación al incorporar la nueva tecnología a la empresa para el mismo fin, aumentar las ventas y los márgenes de rentabilidad, obliga a saber superar el riesgo de fracaso, que numerosos comercios y en especial grandes superficies y cadenas de tiendas en todo el mundo se han visto obligadas a cerrar. La reducción de plantilla en el comercio físico es una de las alarmas. 

Por tanto, antes de incorporar la nueva actividad, es necesario: - un estudio analítico de nuestro mercado, - una garantía de compatibilidad, - la seguridad de financiación, - la absorción del reajuste de la plantilla sin resultados adversos, - la necesidad de la continuada innovación y, - disponer de un marketing de alto rendimiento, original y efectivo. La electrónica es un avance indiscutible para la economía real, pero es de innovación tan rápida como peligrosa para el obligado cambio estructural empresarial.



(*) Economista y empresario

martes, 3 de octubre de 2017

Viaje a Cataluña desde el sur de la Corona de Aragón / Francisco Poveda *

A comienzos del pasado mes de junio realicé un viaje prospectivo a Cataluña con estancia espiritual incluida en el Monasterio de Santa María de Poblet y con despedida en la Misa solemne dominical de la Abadía de Montserrat para escuchar de labios de su abad, Josep Maria Soler, la prédica de Pentecostés en uno de los días grandes del año para la iglesia popular catalana. 

Una experiencia para no olvidar y poder comprender mejor lo que pasaba y pasa en el seno de una sociedad mediterránea culturalmente tan diferenciada del resto de la Península Ibérica incluida la del Rosellón francés... especialmente desarrollada y tan fuertemente católica, aspecto no menor a tener en cuenta.

El primer alto en el camino fue Tortosa, en el Delta del Ebro, y comarca ésta de las Tierras Bajas aparentemente menos nacionalista que las del norte si no fuese por el tema del agua que niegan con cierta vehemencia, pese a su mala calidad, a las sedientas tierras del sur litoral de la antigüa Corona. De entrada una gran estelada en mástil de varios metros nada más llegar a la población en busca de unos amigos míos castellanos y afincados hace poco tiempo en Cataluña por razones profesionales. Pronto me ilustran ellos sobre su alcalde independentista y de cierto ambiente social en la calle contra Madrid más que contra España. No pasan de ahí pero bueno es para comenzar a entrar en materia aquí y en la vecina Amposta, donde las esteladas proliferan mucho más todavía junto al explícito cartel 'Municipio por la independencia'.

La llegada a Tarragona me sorprende porque no la recordaba yo tan introspectiva al estar en la costa, con su milenaria historia y de siempre marcando distancia con un Reus, por tradición, muy catalana. Tanto en una como en otra pateo sus calles para palpar el ambiente y, desde luego, en la segunda en plena plaza del hijo predilecto, general Prim, puedo perfectamente pulsar que sus gentes están por la labor. Empiezo a darme cuenta que, además, viven en su mundo y bastante alejadas del que pudiera ser el mío sin dejar también de ser algo el suyo. En el españolísimo 'Corte Inglés' de Tarragona la lengua comercial vehicular es el catalán porque por algo estamos en la sede primada catalana (con seis diócesis sufragáneas: Gerona, Lérida, Solsona, Tortosa, Urgel y Vich) desde donde se gobierna a gran parte de un clero católico declaradamente nacionalista.

Al día siguiente, en el monasterio de Poblet como recinto funerario de los reyes que de Aragón han sido comenzando por Jaime I y continuando por Martin 'el Humano' como preferido de los frailes, hago un alto más prolongado para charlar con los monjes cistercienses que lo habitan, no más de una trientena a estas alturas, y me encuentro con la negativa tajante del abad Octavio Vilà a hablar conmigo sobre el momento de Cataluña. No quiero pensar que procede así porque no soy catalán pero no volví a intentarlo porque me despidió por el telefonillo demasiado seco y sin siquiera querer verme la cara por mi pecado original de ser periodista.

"Aquí no hay una postura unitaria sobre el deseo independentista y, además, si hablásemos de fútbol y política terminariamos unos enfadados con los otros", me dice uno de los hermanos más veteranos de la congregación y con una única salida fuera de estos muros en los últimos cuarenta años. Encantador como conversador sobre Poblet y un religioso como de los que ya quedan pocos. No diré nombres para no comprometer a nadie visto como se las gasta el prior en momentos de tanto nerviosismo por quienes llevan el procés y, a su juicio, de la incierta manera como lo conducen. Con su negativa rotunda, él no lo sabe, Vilá me lo ha dicho todo sin siquiera contestar a una sola de mis preparadas preguntas informales. Y es que este cura no puede saber de todo por muy preparado que esté para la oración.

Sin embargo, hablando con otro claustral, más jóven y urbanita, de manera un tanto subrepticia en la capilla después de las vísperas llego a la conclusión de que están por la independencia pero no les gusta la manera en que se lleva el tema desde el Parlamento de Cataluña. Y con eso me quedo como suficiente para saber la postura de estos catalanes de vida consagrada que apenas ven la televisión aunque confiesen que a diario devoran La Vanguardia como casi única ventana al mundo del, que por otra parte y por conversaciones anteriores, me demuestran estar perfectamente al corriente en cuanto a tendencias sociales dominantes y una ausencia generalizada de valores, lo que les aterra.

Terminada mi estancia entre sus muros y claustro más que centenarios enfilo de buena mañana hacia La Seo de Urgel camino del Principado de Andorra. Penetro por esa ruta de sur a norte en una Cataluña interior ya más profunda y recalo para cenar y dormir antes de cruzar la frontera. Y lo hago en un hotel con encanto y mil historias con glamour muy cerca de la catedral y del palacio del obispo y copríncipe andorrano. Todo un lujo para el que viaja, sin excesivas prisas, de trabajo y mera observación. Llueve al pié de los Pirineos.

En el comedor sin gente por lo avanzado de la hora entablo plática con un joven camarero del lugar que pronto detecta soy periodista al verme tomar algunas notas. Pero por su oficio lo encuentro demasiado universal por en contacto todo el año con muy variados turistas de cierto nivel y por sus estancias anteriores en Ibiza. No le veo atisbo de independentista. Sin embargo, una salida nocturna por el entorno me hace caer en la cuenta de que estoy en una Cataluña de tres patas por la proximidad de Francia y el país pirenaico soberano aunque con menos presencia icónica de símbolos independentistas, apenas unos cuantos y muy pocos. Demasiado internacional de siempre esta Seo de Urgel.

En Andorra la Vella aprovecho para unas indagaciones profesionales sobre el intento fallido de una inversión educativa española y, de paso, comprobar que el turista de compras que invade todas sus calles del centro comercial en sábado habla mucho más español que catalán y que el tercer idioma de uso en estos valles de un altísimo nivel de vida es el portugués (15%), incluso muy por delante del francés (5,4%), debido a la gran cantidad de mano de obra lusa presente en determinados sectores productivos que son intensivos en empleo. Sin embargo el idioma oficial es el catalán, hablado por la mitad de su población frente al casi 38% del oficioso castellano. Formalmente ni un signo de apoyo.

Pero Andorra rezuma catalanidad por todos sus poros al margen de conservar una personalidad propia (En su escudo se dan con profusión las barras aragonesas). Siempre la ví como un paraíso fiscal para los barceloneses (del Barcelonés básicamente) más avispados, igual para los franceses del sur, y los acontecimientos financieros más recientes nos demuestran en que medida mi visión subjetiva desde hace cuarenta años se confirma, al menos, hasta el 2010. Y es que todo ese tiempo residiendo, con pequeños intervalos, en tierras de la Corona de Aragón me han proporcionado cierta perspectiva desde Valencia y Alicante para poder entender mejor lo que es una incógnita desde las Castillas y Madrid.

Sin perjuicio de ser un Estado independiente, de derecho, democrático y social, con un régimen parlamentario, Andorra más que nunca me pareció esta vez una muy sui géneris quinta provincia catalana aunque pueda parecer que lo de una independencia de su hermana mayor no va con ella. Por algo la delimitan desde el sur comarcas tan profundamente catalanas como la Cerdaña, Alto Urgel y Pallars Sobirá, nada menos.

Aparentemente digo lo de poner distancia al conflicto catalán porque la única huella visible de España en Andorra es el moderno edificio de su embajada y consulado general con la bandera nacional en su fachada; la única que ví en todo el día junto con la del permeable paso fronterizo y las bordadas en el brazo del uniforme de nuestra Policía de fronteras.

En el trayecto verpertino entre montañas y valles hasta la española Puigcerdá, con un desplazamiento al enclave español de Llívia, ya dentro de Francia, intuyo que me encontraré con una provincia de Gerona muy comprometida con el referendum, lo que confirmo de inmediato nada más poner pié en el residuo del Tratado de los Pirineos de 1659 en el valle de la Cerdaña. 

Y aquí sí que afluye de pronto el independentismo catalán a primera vista a tenor de las esteladas desplegadas y las pintadas reivindicativas. Los habitantes no esconden sus pretensiones a tenor de lo que escucho (y traduzco) en un bar al que entro para almorzar (toda la carta solamente en su idioma) y saco la conclusión de que, tras un gran puerto de montaña y el largo túnel de Envalira, estoy de hoz y coz en pleno territorio de Puigdemont. Vuelvo a leer, esta vez en catalán, 'Municipi per la independencia'.

Salgo pronto hacia Francia por la vertiente norte de los Pirineos orientales camino de Perpignan y lo hago por una carretera nacional francesa que pronto me permite comprobar que el presidente galo Macrón, allí en la lejana París, también tiene un problema con su confín del sureste fronterizo con España en lo que sigue siendo la comarca del Rosellón por no decir Cataluña norte. Y es que en cada pueblo que atravieso en poco más de cien kilómetros las barras de Aragón están en las banderas que cuelgan de los balcones de todos sus ayuntamientos (hotel de ville) y en la indicación de población en la carretera en todas se indica debajo, para que no haya dudas, 'Països Catalans'.

A media tarde llego a Perpignan, capital de la Catalonia del norte e histórica del Rosellón amén del departamento de los Pirineos Orientales en plena región de Occitania nada menos. La ciudad alberga, para que no haya dudas históricas, el palacio de los reyes de Mallorca y las barras de Aragón de nuevo se pueden observar con cierta profusión en un territorio hoy politicamente francés y mañana Dios sabe donde. Como ocurre con las islas Baleares y el País Valenciano, para ser claros, llegado el caso. Que puede llegar con el tiempo en toda la vieja Corona de Aragón.

Y la primera en la frente. Entro a una libreria en busca de un cómic belga en versión francesa y resulta ser la Libreria Catalana de Perpignan con toda su oferta ni en español ni en francés. La encargada me reprocha, en castellano por cierto, que no me haya dado cuenta antes porque un rótulo exterior lo deja muy claro. Así que me excuso, igualmente en castellano, aprovechando su gentileza lingüistica conmigo al notar mi acento lejano.

Al salir observo en el escaparate un curioso mapa de los llamados Països Catalanes que no es como los vistos por mí anteriormente ya que incluye el antigüo Reino de Murcia reconquistado por el rey aragonés Jaime I y sus huestes catalano-aragonesas en 1266 aunque lo entregase posteriormente a su yerno castellano Alfonso X el Sabio. Aviso hoy aquí a navegantes dogmáticos por lo que pueda pasar en la nueva dinámica de las Españas y un Portugal crecientemente iberista. Porque la Historia no termina nunca de escribirse y reescribirse como si fuese una serie de partidas de ajedrez jamás iguales.

(Consultado a mi vuelta a Alicante mi sabio amigo José Ribelles en su retiro valenciano de Faura, casi un arrabal de Sagunto, me confirma que el Reino de Aragón, y que por algo Chinchilla de Monte Aragón se llama como se llama y no de otra manera, se extendía hasta la villa de Alcaraz, hoy en la provincia de Albacete, y en el Altiplano murciano se sigue hablando valenciano-catalán por estar en el corredor natural por el que transitaban las huestes cuatribarradas de norte a sur de la Corona).

El único enclave genuinamente español de Perpignan es el castigado en sus muros por los recalcitrantes agricultores franceses consulado de España donde rindió destino diplomático en los años 80 mi amigo José María Sanz-Pastor Mellado y con el que vivió sus mejores momentos al llegar a albergar en varias ocasiones por seguridad, camino de Estrasburgo o vuelta, al eurodiputado y ex presidente del Gobierno español, el gallego Leopoldo Calvo-Sotelo y a su esposa murciana Pilar Ibañez-Martín Mellado. Junto con la estación de ferrocarril, con continuos trayectos a Port-Bou, es lo que más recuerda a la España borbónica de antes y ahora, aquella que quitó en 1714 los fueros a una Cataluña más austriaca tras el sitio de Barcelona.

Y precisamente vuelvo a Cataluña vía Port-Bou (con frontera ahora más virtual que real y en cuyo ayuntamiento la postura es inequívoca respecto a la independencia) para alcanzar Cadaqués y cenar como un general en el restaurante, (cuatro tenedores de un máximo de cinco) junto a la codiciada bahía, propiedad de un amigo de Motril que lleva más de cuarenta años ganándose la vida aquí junto a su esposa aunque sus hijos hayan preferido volver a Granada pese a haber pasado casi toda su vida en este exclusivo reducto de la Costa Brava gerundense. El hombre, acostumbrado a tratar una clientela de lo mejor llegada de Barcelona y cuasi residente aquí gran parte del año, me da a entender que, a su juicio, el procés es irreversible a tenor de lo que oye respirar a esa cualificada e ilustrada minoría de siempre. Lo tiene claro y me lo dice así, tal cual, sin resquicio alguno de duda.

A la mañana siguiente aparezco a las once en la solemne ceremonia de Montserrat - con mucha más pompa que en el mismísimo Vaticano- a la  espera de escuchar en la homilia del abad benedictino Soler alguna alusión a la situación política catalana. Sólo muy al final de una larga reflexión sobre el Día de Pentecostes y su significado para los cristianos, por supuesto toda en lengua vernácula, pide a sus 70 monjes una oración para que Dios ilumine especialmente en este momento a los políticos catalanes e igualmente se lo ruega a los cientos y cientos de fieles llegados expresamente para esa jornada litúrgica de todos los confines de la Cataluña más genuina. No necesito ver y escuchar más para hacerme una idea de la atmósfera que estoy viviendo y no me quedo como espectador a las decenas de ofrendas a la moreneta porque he de llegar a una hora precisa al aeropuerto de Alicante.

Aún me queda tiempo para almorzar de miedo en una típica taberna portuaria de San Carlos de la Rápita y enfilo la AP-7 a toda la velocidad que me permite una vía muy ocupada en domingo como demostración del alto nivel de vida de los catalanes (por el peaje lo digo). Llego al filo de las cuatro de la tarde y la muy amable dueña me dice que aún me puede dar una mesa y si quiero arroz con marisco me lo hace para uno solo. No se puede pedir más a esta catalana incapaz de decir no a un cliente por muy tarde que sea. Compruebo que el seny puede aparecer en cualquier sitio porque Cataluña y los catalanes son como son.

Esa mesa está en el piso de arriba junto a la puerta que da a una terraza y procura menos calor. Junto a mí un joven matrimonio con su hijo de corta edad que tiende a venir a mi vera al llamarle la atención un mapa Michelín que despliego para ir resumiendo mentalmente el viaje mientras espero el arroz. Sus padres intentan que no me moleste pero les digo que un niño nunca lo hace y lo mejor es dejar brotar su espontaneidad y, a veces, hasta tolerar su imprudente osadía. 

Entablo entonces conversación con ambos y resulta que son, trabajan (arquitecta e ingeniero) y viven en Gerona. Hablamos del referéndum y les digo lo que pienso yo: expresarse en democracia nunca puede ser malo. Ellos no se pronuncian abiertamente pero me dan un dato entre risas: su hijo este curso irá al mismo colegio de monjas que van las hijas de Puigdemont. No necesito más porque con casi 50 años ejerciendo mi profesión algo entiendo de metalenguajes y del lenguaje de los hechos. Porque el mundo en si mismo es pura comunicación no verbal sin necesidad de idiomas para fingir lo que no es.



(*) Periodista y profesor

jueves, 13 de julio de 2017

"Paraísos del toro", de José Luis Benlloch

PACO POVEDA

Hace más de 45 años que comencé a frecuentar con él algunas ferias taurinas como la de San Isidro, Hogueras o San Jaime por no hablar de ganaderos y ganaderías como la de Apolinar Soriano, en Cuenca, gracias a Joaquín colega en Ingeniería, y alguna otra en Andalucía, y a su impecable 'Mini' para tirar millas. 

Eran años de estudiantes universitarios en Madrid y José Luis Benlloch, hijo de ganadero de reses no bravas en su Valencia natal (Benaguacil-Líria), ya había debutado en la granadina Armilla, según acredita un cartel, como novillero sin caballos, antes de ingresar en la Facultad de Económicas de la Universidad de Valencia proveniente del colegio de los Jesuitas. 

Cuento todo ésto para centrar al autor de un libro que no necesita quizá ser tan contextualizado por conocido de sobra en el mundo del periodismo taurino internacional, incluso antes de editar y dirigir la revista 'Aplausos', hasta el punto de que en aquellos tiempos de alumnos de Periodismo en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense llegaba a exasperar - entre corrida y corrida de la feria madrileña- a la prima de un ministro del actual Gobierno cuando le decía que tenía trapío y ella  no lo entendía como un piropo sino como cosa propia de reses bravas.

Precisamente eso aborda el libro 'Paraísos del toro', editado por la Diputación de Valencia y que ya ha sido presentado en varios foros taurinos de diversas ciudades con tradición y afición a la Fiesta, justo en un momento de serias dudas sobre su futuro, y cuyo centro siempre he pensado que era mucho más el toro de lidia que el torero. Creo que debo coincidir con el autor sin ponerme de acuerdo aunque lo poco que creo saber de la tauromaquia ha sido por la cantidad de faenas taurinas de las que he disfrutado a su lado. 

Ahora que los animalistas dicen que salen en defensa del toro, este fondo literario salido en esencia de decenas de reportajes periodístico-taurinos en ganaderías castellanas, andaluzas y levantinas realizados por el autor a lo largo de toda su trayectoria profesional de quien ha hecho del periodismo y el toreo su vida, aborda aspectos que son casi condición 'sine quanon' para que cuando un toro salga a la plaza sea bravo y dé juego en todos los tercios. Para entendernos, 'Paraísos del toro' habla fundamentalmente del llamado rey del toreo en su hábitat natural. Y porque como dice el autor, "más allá del ruedo también hay gloria".

Benlloch ha hecho desde 1972 crónica y crítica taurina en 'Levante', 'Las Provincias', Canal 9, Radio Nou, Hoja del Lunes de Valencia, Cadena SER y brevemente en el diario 'Nueva Andalucía', de Sevilla, al comienzo de su condición de redactor. Y quizá ese paso por el sur matizó su visión levantina de la Fiesta y sirvió para acercarlo mucho más a su protagonista principal, que luego ha podido admirar durante años en La Maestranza, Las Ventas ó el coso de la calle Játiva. No hay feria taurina de postín que no haya frecuentado el autor del libro ni hierro al que no le haya ido tomando la medida incluso después de encastes que han mejorado genéticamente al bóvido como mucho más idóneo para su lidia.

Para esta obra de 400 páginas dedicada a Elisa, la mujer de su vida ahora más que nunca, Pepín (apelativo por el que lo nombramos desde siempre sus amigos de Molés al Soro y de los Montoliú a Ponce pasando por 'El Juli', Manzanares o los Rivera hasta decenas de personajes taurinos como El Litri) ha seleccionado sus múltiples experiencias en ganaderías, digamos de autor y variadas, como Fuente Ymbro, Los Derramadores, conde de Mayalde, Daniel Ruíz, Laurentino Carrascosa, Antonio Gavira o Ramón Sánchez y Gerardo Ortega, entre otras, para hacer pivotar este libro escrito con paciencia y dedicación en su retiro de las afueras de Valencia gracias al ánimo de algunos de sus amigos de la profesión y otros de dentro del mágico mundo llegado de Creta al sur de Francia y la Península Ibérica como sabia destreza artística del mundo clásico, empeñado en demostrar en tres secuencias la superioridad de la razón sobre la fuerza. Que no es otra cosa que el arte por el que este autor ha dedicado dos tercios de su vida y en lo que consiste nuestra Fiesta Nacional.

Tanta querencia por la Fiesta le hicieron a Benlloch inaugurar la crónica taurina en llengua valenciá como una innovación por el que cientos de aficionados de la Comunidad Valenciana le identifican y le recuerdan con cariño. Era un forma de acercar el lenguaje taurino a una cultura no menos española y, además, muy enraizada con este animal bravo en decenas de festejos de infinidad de pueblos de esta región, lo que justifica por otra parte el compromiso editor de la Diputación de Valencia como institución que apuesta por una tradición secular en la España mediterránea de más al este.

Dice Benlloch que supo desde el primer día el libro que quería escribir porque lo tuvo siempre en la cabeza. Y, desde luego, no sería para dogmatizar sobre el toreo sino desde el amplio espacio del parar, mandar y templar. Que quería algo más relacionado con el universo donde se enamoró definitivamente de ese mundo, pretendiendo sacar a la luz, sin desvelarlos, los secretos de los ganaderos, hasta comprender que no sabía tanto de toros como pensaba porque, en realidad, "de toros saben muy pocos". Pero, sobre todo, intentar recuperar para el libro las leyendas más hermosas.

'Paraísos del toro' es el zumo destilado de un periodista a lo largo de 40 años de dedicación intensa y extensa a una parcela periodística que no tiene nada de fácil hasta para los que creen que entienden de todo es esta profesión nuestra. Es la gran consecuencia de un conocimiento mucho más que superficial, diría que hasta filosófico, para poder detectar, identificar, vivir y analizar las esencias más ocultas de una entrega de tanta gente diversa por necesaria para que haya espectáculo.

Bien presentado, el autor confiesa salvar con el libro todo aquello que le gustó y sobre lo que no pudo extenderse. También confiesa que cuenta aspectos hasta ahora inéditos para que por estas páginas desfilen también soñadores, figuras, pícaros, terratenientes y hasta tiesos en algo que compendian toda una lectura apasionante sobre esta antropología y sociología tan especial como es el mundo del toro a través de la pluma de quien también pertenece por derecho a lo que él mismo bautiza como 'la aristocracia de lo bravo'.


Ficha del libro:

Autor: Benlloch Rausell, José Luis
Título: Paraísos del toro
Edición: Primera, 2015
Lugar: Valencia
Editorial: Hechizo Media S.L.
Nº de Páginas: 400
Diseño: Juan Cristóbal García
Fotos: Archivo de 'Aplausos'
Depósito legal: V 1231 - 2015
ISBN: 978-84-606-7599-0
Impresión: Mediterráneo Proceso Gráfico
Impreso en España